Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

Consejos para volver del verano mejor de lo que nos vamos

Ya están aquí las vacaciones de verano, toca hacer maletas e irse de vacaciones, para reponer fuerzas y desconectar de todo lo que nos estresa y nos tensa. Muchas veces el verano se convierte en unas semanas de locura desenfrenada en relación a nuestra alimentación, pero, párate a pensar un segundo ¿vale la pena?

Estés en tu peso o no lo estés (por exceso o por falta de él) el verano no debe de ser una excusa para perder el norte. Así que os dejamos unos cuantos consejitos para volver de este anhelado verano, aún mejor de lo que nos vamos.

– Consume AGUA como principal líquido a lo largo del día. Es importante que nos hidratemos debidamente y optemos por bebidas no alcohólicas, ya que el alcohol en lugar de hidratar, hace todo lo contrario: nos deshidrata, aunque sean de baja graduación (cerveza, tinto de verano, sangría, vino?). Para no beber siempre agua, puedes hacer agua aromatizada en casa con unas hojas de menta, unas rodajas de lima y otras pocas de jengibre, unos cubitos y listo para tomar bien fresquito.

– Mantén un ritmo de horarios. Es importante que los horarios se respeten, variando uno 30 minutos arriba o abajo. Y continúa haciendo las 5 comidas al día o al menos 4 comidas, para que no pasen muchas horas sin comer para así no llegar hambrientos a la próxima comida.

– Tener una amplia variedad de frutas y verduras en la nevera, como opciones frescas y sanas. A mayor consumo de vegetales más hidratados estamos. Tanto las frutas como las verduras, algunas más que otras, su mayor componente es el agua, por lo que si consumimos cantidades suficientes de estos alimentos, estaremos asegurando nuestra hidratación.

– Ojo con las toxicoinfecciones alimentarias (TIA)! En verano son mucho más comunes ya que la temperatura es uno de los factores que intervienen y con el calor de este verano se incrementa el riesgo. Además los huevos, lácteos y sus derivados (mayonesas, cremas de leche, salsas?.) son de los alimentos con los que más hemos de vigilar. Para prevenirlas, es conveniente:

o Preparar los alimentos al instante, no hacer preparaciones con antelación.
o Mantener los alimentos en el frigorífico, nunca a temperatura ambiente.
o Limpiarse muy bien las manos, los utensilios y las superficies para que no hayan posibles focos.

– ¡Pasa de lo poco sano! Evita consumir alimentos ricos en grasas y azúcares, como son los helados, las tapas de alimentos fritos (chipirones, calamares a la romana…), las salsas (brava, Ketchup, mayonesa?), los snacks (galletas saladas, patatas fritas?), frutos secos fritos? Todos estos alimentos nos quitan espacio para poder comer alimentos mucho más interesantes para nuestro organismo.

– ¡Recuerda comer raciones correctas! En verano no es necesario que comas por dos, sírvete la ración que toca ¡y aleja el resto de ti!

– ¡Ojo con la hidratación! Si practicas deporte, evita las horas de calor intensa e hidrátate con bebidas isotónicas o hipertónicas si el caso lo requiere. Asesórate bien, el agua no cubre las sales minerales perdidas por el sudor.

– ¡Ponle ritmo a tu vida! La toalla y las tumbonas pueden ser un mal aliado. Así que es productivo levantarse y moverse un poco más.

El verano es para disfrutar, relajarse y descansar, para reponer fuerzas y recargar pilas, pero si dedicamos el verano a mal comer, en lugar de volver mejor,volveremos peor y con unos kilos de más que en lugar de hacernos la rentrée más llevadera, nos pasara todo lo contrario, aún se nos hará más cuesta arriba.
¡Feliz verano a todos!
Lara Lombarte nºcol CAT502 para OBBIO.

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.