Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

El TE

El TE

¿Qué es el té?

El té es la bebida más consumida en el mundo después del agua. El té puede ser negro, verde, blanco o té azul o oolong. Todos los tés provienen de la misma planta: Camellia Sinensis.

¿Que es lo que diferencia a estos cuatro tipos de té entre sí? Es la preparación del té que determina tanto su color, sabor y valor nutricional. El té negro está hecho de hojas secadas que han sido fermentadas, el té verde se hace con hojas secadas pero no fermentadas, el té oolong se obtiene a partir de las hojas secadas y parcialmente fermentadas, mientras que las hojas del té blanco no han sido secadas ni fermentadas.

Los tés de hierbas, a su vez, son las infusiones de todo tipo de plantas, pero no de la especie Camellia Sinensis.

EL TÉ Y LA SALUD

El creciente interés en las virtudes del té en el mundo occidental, especialmente en relación a la prevención, pone en relevancia lo que las culturas asiáticas conocen desde hace milenios. Es decir que el té es uno de los agentes más potentes, en la protección contra una multitud de enfermedades. Por lo tanto, ofrece una esperanza real para todos los que buscan vivir más tiempo y con una buena salud, como los bebedores de té japoneses, que tienen la esperanza de vida más larga del mundo. [ 4 ]

La mayor parte de la investigación sobre las propiedades del té se han centrado en el té negro y en el té verde. El primero representa el 75 % de las bebidas a nivel mundial y el té verde es la variedad más consumida tanto en China como en Japón . El té verde es muy rico en antioxidantes, especialmente en catequinas, la más abundante de las cuales es el galato de epigalocatequina (EGCG). Esto es lo que explica que hayan cinco veces más estudios sobre el té verde que sobre el té negro y que se hable del «Power of the green stuff? ó el poder de la materia verde (Diane L.McKay , profesora asistente de nutrición en la Tufts University )?. [ 5 ]

LOS PRINCIPALES COMPONENTES ACTIVOS DEL TÉ

Los polifenoles son poderosos antioxidantes llamados catequinas. El galato epigalocatequina (EGCG) es la catequina más potente y su actividad antioxidante es 25-50 veces más potente que las vitaminas A y E1. [ 1 ]

La L-teanina y la teanina, un aminoácido y antioxidante soluble en agua, es un protector de estrés y ansiedad. Según investigadores australianos, la teanina 200mg (de 3 a 8 tazas, dependiendo del tipo de té) sería equivalente a 1mg de Xanax (ansiolítico). [ 2 ], [ 3 ]

La cafeína que se encuentra en el té es aproximadamente la mitad de la que se encuentra en la misma cantidad de café.

PROPIEDADES ANTIOXIDANTES

Una de las características más interesantes de té (especialmente del té verde) es su poder antioxidante. Prácticamente todas las enfermedades están relacionados directa o indirectamente con la oxidación.

Numerosos estudios confirman que el té puede interferir positivamente en el proceso de oxidación. Por lo tanto, es interesante poder cuantificar la capacidad antioxidante de los diferentes tés. Existen varios tipos de test para evaluarlo, no obstante el método ORAC es el más extendido.

EL MÉTODO DE VALORACIÓN ORAC

La unidad ORAC (Oxygen Radical Capacidad de Absorción), valor o score ORAC, es un método para medir la capacidad antioxidante de diferentes alimentos y suplementos. Ha sido desarrollado por científicos del Instituto Nacional de Salud americano (NHI: National Institutes of Health). No obstante la relación exacta entre el valor ORAC de un alimento y su beneficio para la salud no ha sido establecida, se supone que los alimentos con un alto valor de ORAC deberían neutralizar mejor los radicales libres. Según la teoría de los radicales libres en el envejecimiento, esto permitiría frenar los procesos de oxidación y los daños causados por los radicales libres responsables de la degeneración y las enfermedades relacionadas con la edad.

LAS PRINCIPALES VIRTUDES DEL TÉ

El té puede aumentar la resistencia física. Los científicos han encontrado que las catequinas, antioxidantes de gran alcance en el extracto de té verde, aumentan la capacidad del cuerpo para utilizar la grasa como combustible, mejorando la resistencia muscular.

Beber té puede reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón y protege contra las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades degenerativas.

Los antioxidantes del té pueden ayudar a prevenir varios tipos de cáncer tales como cánceres de mama, colon, piel, pulmón, esófago, intestino delgado, páncreas, hígado, ovario, de próstata y el cáncer oral. Pero no debemos basarnos únicamente en el té para mantenernos sanos. El té no es una cura milagrosa ni el elixir de la eterna juventud. Y aunque su virtudes en la prevención han sido validados por algunos estudios, otros cuestionan su eficacia.

El té ayuda a combatir los radicales libres. El té es conocido por su capacidad de absorber los radicales libres (evaluadas por el método ORAC). Estos dañan el ADN en nuestras células (ver nuestros articulo mantenerse joven biológicamente), y aunque el té los combate, su eficiencia no es total. Por tanto, es razonable combinar diferentes medios para luchar contra los radicales libres, ya que provocan daños que conducen al cáncer, a enfermedades del corazón, así como a la degeneración neurológica.

A pesar de su contenido de cafeína (diurético) el té mantiene la hidratación de nuestro cuerpo .

Asimismo, beber té reduciría el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, incluso para los hombres y mujeres que tienen otros factores de riesgo como el tabaquismo, falta de actividad física, la edad y el índice de masa corporal más alto.

El té puede ofrecer protección contra los rayos ultravioletas. Sabemos que es importante limitar nuestra exposición a los rayos UV, todos hemos experimentado una quemadura de sol. La buena noticia es que el té actúa como un » filtro solar «.

El té también parece que permite controlar la cintura. En un estudio, los participantes que consumieron regularmente té caliente tenían una cintura y un IMC inferior a los que no bebían té. Los científicos creen que el consumo regular de té reduce el riesgo del síndrome metabólico, que aumenta el riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y derrame cerebral. Sin embargo, es importante recordar que la correlación observada no es una prueba formal.

El consumo regular de té también podría contrarrestar algunos de los efectos negativos de fumar y puede incluso reducir el riesgo de cáncer de pulmón. Pero dejar de fumar es sin duda mucho mejor!

El té puede ser beneficioso para las personas con diabetes tipo 2. Los estudios sugieren que los compuestos del té verde pueden ayudar a los diabéticos a metabolizar mejor el azúcar.

El té ayuda al cuerpo a recuperarse durante la radiación. Un estudio demostró que el té ayuda a proteger contra la degeneración celular cuando se expone a la radiación, mientras que otro estudio demostró que el té puede ayudar a la piel a regenerarse.

El té verde puede mejorar la densidad mineral ósea y la fuerza.

El té puede ser un agente eficaz en la prevención y tratamiento de enfermedades neurológicas, en particular las enfermedades degenerativas tales como la enfermedad de Alzheimer. Aunque hay muchos factores que afectan la salud de nuestro cerebro, los polifenoles del té verde pueden ayudar a proteger a las diferentes partes del cerebro que regulan el aprendizaje y la memoria. [ 6 ]

LOS RIESGOS ASOCIADOS AL CONSUMO DE TÉ

No cabe duda que beber té es bueno para nuestra salud. ¿Pero que té deberíamos escoger? Varios estudios demuestran que el té puede contener compuestos tóxicos de los contaminantes en el suelo, el aire o el agua, el medio ambiente en el que se cultiva la planta. Entre otros se incluyen:

Los metales pesados y metaloides (principalmente plomo, aluminio y flúor)
Plaguicidas
Microorganismos
Otros contaminantes

¿Cómo mantener la seguridad? [ 7 ], [ 8 ], [ 9 ], [ 10 ]

La mejor manera de evitar los riesgos ligados al consumo de té es solicitar los tests de control de calidad. Desafortunadamente, rara vez están disponibles. Por ello, a continuación os sugerimos la forma de minimizar estos riesgos.

En cuanto a los Metales pesados:

No beba más de 3 tazas al día y deje que se enfríe antes de beberla.

No infusionar el té más de 3 minutos .

No tragar las hojas, ya que pueden contener más metales que la infusión.

No beba té si usted está embarazada.

Elija tés de alta calidad, ya que están hechos de hojas jóvenes que contienen menos metales pesados.

Pesticidas: elegir tés orgánicos.

Microorganismos: el té parece tener actividad anti-microbiana.

Varios:

Preferiblemente consuma té en hoja y use un colador de acero inoxidable o de vidrio.

Si se decanta por las bolsas de té, revise la etiqueta, compruebe que los ingredientes de esta no sea perjudiciales y especialmente evite las bolsitas de plástico .

No tome en el té en el restaurante.

Compruebe el agua del grifo y la vajilla en la que el agua hervirá, porque pueden aumentar el consumo de la toxicidad de los metales pesados (plomo) .

Las referencias sobre este articulo se facilitarán bajo demanda. Contactarnos en info@obbiofood.com

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.