Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

El Zinc, un oligoelemento esencial

Como el yodo , el hierro, el cobre, el selenio, el cromo y el molibdeno, el zinc es un oligoelemento esencial para el buen funcionamiento del cuerpo. Su carencia influye mucho en nuestra salud.

Presente en muy pequeñas cantidades en el cuerpo, tan sólo alrededor de 2,5 g, el zinc no juega un papel menos importante sino un papel principal. Participa en más de 200 reacciones químicas, en la síntesis de muchas proteínas, es el crecimiento, la cicatrización, la reproducción y la sexualidad, y el control de la inmunidad …

La mínimo deficiencia de zinc puede tener impacto más o menos importante en nuestra salud. Su deficiencia es omnipresente en la psoriasis, en numerosas dermatitis inflamatoria y el acné. En menor medida, genera una piel seca y áspera, en la perdida del cabello. En los niños, una deficiencia moderada puede ser responsable de un retraso del crecimiento con trastornos del apetito, retraso en la cicatrización y el hipogonadismo.

Sin embargo, las manifestaciones de la deficiencia de zinc afectan principalmente a la inmunidad, ya que es esencial para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune. En los ancianos, la deficiencia de zinc contribuye a la inmunosenescencia .

Se ha demostrado que una suplementación de zinc aumenta significativamente el potencial inmunológico y reduce la inflamación crónica en los ancianos . Del mismo modo, la administración de zinc por vía oral durante unos días favorece y amplifica la respuesta inmune tras una vacunación.

Los factores de déficit

Muchas situaciones conducen a déficits crónicos de zinc más o menos pequeños. En algunas dietas vegetarianas poco equilibradas, dietas pobres en carne o crustáceos, el consumo de café, té o alcohol, consumo de medicamentos durante un plazo prolongado y el estrés agotan zinc.

El zinc también participa en la síntesis de una proteína esencial para el mantenimiento del gusto : la gustina. Los ancianos, multimedicalizados, tienen toda las razones para tener déficit o carencia de zinc, lo que contribuye a la pérdida del gusto y del apetito, empeorando los déficit nutricionales.

El zinc también participa en la lucha antioxidante y la bajada de la tasa plasmática de zinc es un marcador esencial de estrés oxidativo .

Alimentos ricos en Zinc

Los cereales integrales como los copos de trigo y germen de trigo, el sésamo, copos de avena, arroz y pan integral, el trigo el maíz y el mijo.
Los frutos secos como las pipas de calabaza, sandia y girasol, los cacahuetes, las nueces, almendras y avellanas.
Verdura: judías, espinacas, cebolla, el ajo, perejil, las setas
Las legumbres como la lenteja, los guisantes, la alubia, garbanzo y soja,
También en las carnes de cordero y carnes de res bajas en grasas y en los huevos.
En el cacaco y el chocolote (negro).
Algas: agar agar

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.