Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

ESTADO NUTRICIONAL Y ESTRES OXIDATIVO: CUIDADO CON LAS CALORIAS VACIAS

Para perder peso, sentirse mejor y vivir más tiempo y en mejores condiciones, es mejor contar las porciones de frutas y verduras que las calorías. También es la mejor manera de luchar contra el estrés oxidativo.

Desde hace años esta ampliamente aceptado, que nuestra forma de alimentarnos influye de forma muy importante en nuestro estado de salud y en su futuro. Ya lo hemos dicho en otras ocasiones «Somos lo que comemos». Sin ir tan lejos, también somos lo que nuestros genes nos mandan, lo que nuestra educación y experiencias hacen de nosotros. Está claro, que nuestra buena salud cardiovascular y metabólica, nuestras posibilidades de evitar el cáncer y enfermedades neurodegenerativas, dependen de la calidad de nuestra dieta diaria, que a su vez también contribuye al éxito de un buen envejecimiento.

«Estoy mal, como demasiado!» es una frase por todos conocida. Sin embargo, el asesoramiento nutricional durante mucho tiempo se ha confundido con el aumento de peso. Todos los años, las dietas para perder peso invaden nuestro universo alimentario, los titulares de las revistas, la tele, la radio y las librerías se llenan de dietas milagrosas.

Hipocalóricas, hipoproteícas, etc, a menudo llevan los nombres de sus autores, los gurús del marketing cuya genialidad es al menos igual o incluso superior a sus conocimientos médicos. Todas comparten también la desafortunada tendencia de transformar a sus víctimas en ?yoyos? y a ser consideradas por los expertos (reales) como ineficaces y potencialmente peligrosas. La realidad es triste: estas dietas son en general un fracaso! No funcionan….

La ingesta calórica

¿Significa esto que el exceso de peso es inevitable y que la obesidad es incurable? Afortunadamente no … Hay soluciones. Éstas exploran formas más sutiles y «holísticas» que la mera ingesta de calorías.

En contraste con los problemas de exceso de peso y de silueta, el concepto de «consumo de calorías» esta curiosamente presente en los debates y las publicaciones científicas que se ocupan de la prevención y de «envejecer bien». Si creemos a los especialistas, comer menos, sería suficiente para poder vivir mas. En otras palabras, reducir en gran medida nuestra ingesta de calorías … Palabras que nos llevaran de vuelta a las dietas restrictivas que nunca quisimos oír a causa de su ineficacia, por lo que la palabra «dieta» ha sido eliminada del vocabulario médico y sustituida por vocablos más nobles y menos culpabilizantes como «programa» o » apoyo nutricional «!

Entonces, ¿qué debemos hacer? ¿Hay que elegir entre «comer o morir», como se hace para «beber o conducir»? La solución puede estar en otra parte. Los estudios han mostrado (especialmente en animales …) que un aumento de la restricción calórica, aumenta la longevidad reduciendo a su vez muchos de los factores de riesgo (metabólico, cardiovascular, cáncer), pero también que hay calorías y calorías. No es simplemente una cuestión de cantidad, sino también la calidad!

No todas las calorías son iguales. En animales se ha comprobado que a un aporte calórico equivalente, viven más tiempo los que han ingerido calorías completas, especialmente ricas en nutrientes y antioxidantes, que aquellos que han consumido calorías vacías que sólo proporcionan energía pura.

El consumo de un exceso de calorías vacías obliga a nuestras células a realizar una actividad metabólica adicional, especialmente mitocondrial (nuestro caldera sobrealimentada trabaja al máximo), generando un exceso de residuos. Estos residuos tienen un nombre: son los radicales libres. Con una ingesta de energía similar, las calorías completas que proporcionan antioxidantes son menos tóxicas que las calorías vacías.

Una vez más, todo va en relación a la oxidación… Los antioxidantes de las calorías completas protegen nuestras células del esfuerzo que las calorías vacías imponen. Para perder peso, sentirse mejor y vivir más tiempo y mejor, es por lo tanto mucho mejor contar las porciones de frutas y verduras (cinco al día) en lugar de las calorías, es además una acción más agradable y menos frustrante.

Un denominador común

No es una casualidad que todas las dietas o programas de nutrición tengan un denominador común en su lucha contra el estrés oxidativo y en el consumo de antioxidantes. El consumo de antioxidantes se encuentran en las recomendaciones dietéticas para la prevención del riesgo cardiovascular, la hipertensión (dieta DASH), la dieta mediterránea, el embarazo, como en la pérdida de peso y el envejecimiento.

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.