Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

Gripe: reforzar nuestro sistema inmunologico

Para protegernos de las bacterias y de los virus como el de la gripe, nuestro organismo tiene un sistema de defensa: el sistema inmunológico. Esto puede ser apoyado por soluciones naturales.

¿Qué es el sistema inmunitario?
Se trata de un doble sistema de protección contra la multitud de microorganismos dispuestos a entrar en nuestro cuerpo para crecer y reproducirse. Se compone de un sistema de protección externa formada por las barreras físicas y químicas, la piel y las membranas mucosas, particularmente en la mucosa gastrointestinal que representa una superficie de aproximadamente 300 m2, y de una protección interna formada de un gran número de células y moléculas específicas para eliminar los intrusos que cruzaron la barrera natural.

¿Qué papel desempeña el intestino él?
Es el corazón de nuestro sistema inmunológico, ya que concentra el 60% de nuestras células inmunitarias. La flora intestinal, la mucosa intestinal y el sistema inmune intestinal trabajan de forma sinérgica y constituyen el ecosistema intestinal. La integridad de este último es esencial para asegurar un buen sistema inmunológico. Sin embargo, a veces es suficiente con un stress mal gestionado, una dieta desequilibrada o una ingesta de antibióticos para alterralo y debilitar las defensas.

¿Cómo mantener el equilibrio?
El hierro es de suma importancia en los mecanismos de la inmunidad. Se encuentra en cereales integrales, vegetales verdes como las espinacas y las acelgas, entejas, huevos y carnes.
La vitamina C estimula las células implicadas en la eliminación de los gérmenes. Se encuentra en la mayoría de las verduras crudas, especialmente las grosellas negras, perejil, berros o puré de kiwi.
El Zinc, que se encuentra en el pescado, la carne y los granos enteros, juega el mismo papel.
La vitamina D, sintetizada en gran medida por el sol, es a menudo insuficiente en invierno, ya que también juega un papel clave en la respuesta inmune. Se encuentra en los pescados grasos, yema de huevo, setas y leche.
Los microorganismos probióticos presentes de forma natural en la leche fermentada (kéfir, miso), refuerzan el trabajo del ecosistema intestinal.

¿Y cuando nuestra dieta no es suficiente para mantener ese equilibrio?
La ingesta de probióticos como complemento alimentario es una de las soluciones prometedoras. Son bacterias amigas que vienen echar una mano a las bacterias de la flora intestinal para restaurar sus propiedades y el equilibrio. Como hay un gran número de cepas probióticas, es importante seleccionarlas con la ayuda de un profesional de la salud.

¿Y con las plantas?
La fitoterapia tiene una serie de plantas que promueven la inmunidad: ciprés (acción antiviral particularmente eficaz sobre la gripe y el herpes), la equinácea (antibacteriano y inmunoestimulante), grosella negra (anti-inflamatorio por su acción sobre la glándula adrenal), regaliz (antiviral, antibacteriano e inmunomodulador) y también el ginseng (antifatiga).

Fuentes: Instituto Europeo de la Micro-Nutrición y Dietética

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.