Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

LA FRUTA ENGORDA?

Llega el verano y parece que esta pregunta se vuelve de lo más común entre la población. Así que vamos a intentar salir de dudas y a poner un poco de orden en todo este caos que nos traemos con este alimento tan sabroso, llamado fruta.

Desmontando mitos

1. La fruta contiene mucho azúcar

CIERTO, esto es verdad. Pero el azúcar de la fruta se considera saludable principalmente porque al ir acompañado con la fibra de la propia fruta, la absorción de este azúcar es gradual, por lo que no resulta perjudicial, ya que el azúcar llega paulatinamente a la sangre, no como el azúcar que se añade al café.

2. Un vaso de zumo de frutas es igual que la fruta fresca

FALSO. Los zumos de frutas envasados normalmente no son una naranja exprimida y ya está, estas bebidas son agua mezclada con zumo concentrado y hasta ahora, ¡también azúcar!. Los zumos comerciales, por suerte, ahora no pueden llevar azúcares añadidos, según la normativa europea (DIRECTIVA 2012/12/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO) esto es un alivio, pero no quiere decir que demos rienda suelta a su conusmo. Y debemos diferenciar entre zumo y néctar, ya que el néctar sí que puede contener azúcares.

No es lo mismo un vaso de zumo (aunque sea casero) que una pieza de fruta. ¿Por qué? Por que tiramos toda la pulpa y con ella los nutritentes que contiene (fibra, vitaminas, minerales?). Además, al comer fruta fresca normalmente tomamos una única ración (1 pera, 1 naranja, 1 bol de fresas, 1 melocotón?), pero que levante la mano quien se haga un zumo de una sola pieza de fruta. Esto no lo hace nadie, por lo que estamos incrementando el azúcar de la fruta por dos o por tres, dependiendo del número que añadamos. Además, se tarda mucho menos en beber un zumo de manzana que en comerse una manzana y esto da pie a comer algo más en ese mismo periodo de tiempo, y además se absorbe el azúcar más rápido por lo que su llegada a sangre también se acelera.

3. Los caquis, cerezas, chirimoyas, uvas e higos ENGORDAN

FALSO. Esto nos hace mucha gracia, porque hay gente que no se come un racimo de uvas o unos higos porque engordan pero se bebe un vaso de vino, o se come un bocadillo de bacon con queso o unas galletas con el café sin ningún reparo. Y eso ¿cómo se come?, nos preguntamos nosotros.

4. Un plátano tiene muchas más calorías que una manzana

FALSO. Un plátano de tamaño mediano y sin piel pesa en torno a 80 gramos, mientras que una manzana mediana sin piel ni pepitas pesa unos 150 gramos. Las calorías para una y otra fruta son 66 y 70, respectivamente. Además de que el plátano no engorda, la importancia de introducirlo en la dieta está en que es una fuente muy potente de potasio, magnesio y ácido fólico. Puede ?engordar? dependiendo de la manera en la que te lo comas, no es lo mismo un plátano fresco que un bananasplit o plátano frito. Así pues… tú decides si vuelves a incluir el plátano en la dieta o no, y cómo lo comes.

5. Tomar la fruta entre horas es mejor

CIERTO. Pero el motivo no es porque engorden más o menos, es porque si de merienda o media mañana se toma una fruta nos evitamos comer alimentos poco sanos como bollería, chocolates, golosinas, galletas… Y además, al comer fruta entre horas, como contiene mucha fibra nos aporta una sensación de saciedad que hace que lleguemos sin tanta hambre a la próxima comida. ¡Excelente!

6. Las frutas después de comer engordan

FALSO Y CIERTO. Empezando por que en la nutrición no hay ninguna respuesta absoluta, vamos a intentar aclarar un poco este asunto.

Comas la fruta a la hora que la comas tiene las mismas calorías. No existe ninguna evidencia científica que haga pensar que el aporte calórico de una fruta pueda variar según el momento del día en que se coma. Una persona sana, sin problemas intestinales, no tiene porqué evitar la fruta de postre. Pero eso no quita, que haya gente que al tomarla después de comer se note el estómago hinchado, por lo que es recomendable no tomarla, ya que al ser crudas pueden ser un poco más costosas de digerir.

Un motivo por el que en varias dietas no se pone la fruta después de comer, es porque si se come un primer plato y un segundo plato, lo más seguro es que ya se hayan alcanzado las calorías necesarias para ese momento del día, por lo que cualquier cosa añadida después ?engordará?. Pero no es la fruta lo que engorda, es que ya no necesitas mas calorías para continuar con tu día!
Para acabar, tan solo decir que comer fruta es sano y beneficioso para nuestra salud. COME FRUTA FRESCA. En lo sencillo está la clave.

Lara Lombarte. CAT 502 Nutritional Coaching para OBBIO

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.