Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

LO ECOLOGICO EMERGE EN LA COSMETICA

Signo de los tiempos: después de la conquista de la alimentación, los productos ecológicos y naturales entran en la cosmética. A las formulas high-tech ahora se oponen los productos naturales y ecológicos, 100% verdes.

Desde hace unos cuarenta años, la investigación científica continúa desarrollando nuevas moléculas milagrosas que se supone revolucionarán el mundo de la cosmética. Cada año, miles de nuevos productos sintéticos extremadamente complejos y sofisticados salen de los laboratorios. De la crema anti-arrugas al gel de ducha, los productos cosméticos contienen entre 20 y 40 ingredientes diferentes. Sin embargo, los dermatólogos están viendo un aumento de las reacciones cutáneas y problemas alérgicos a estos ingredientes. Cada vez más estudios científicos vinculan las alergias con las sustancias utilizadas en los productos cosméticos, la mayor parte de los cuales proviene de la petroquimica. A pesar de ello, los que alertan de estos riesgos, al igual que ocurre en la alimentación, son estigmatizados y desacreditados.

Los principales componentes

Cualquiera que sea su forma (crema, gel, emulsión), los productos cosméticos tienen una composición de base casi idéntica. Contienen principios activos, es decir, sustancias responsables de la eficacia del producto, tales como el ácido hialurónico, la arcilla, la elastina, el zinc o algo de fruta y extractos vegetales. Su presencia se reduce a menudo a su mínima expresión; excipientes, cuya función es la de transportar el ingrediente activo en la piel.

Algunos son de origen vegetal: almendras, aguacate, manteca de karité, otros son sintéticos, tales como siliconas, aditivos : colorantes , conservantes, antioxidantes , emulsionantes, estabilizantes de PH y otros. Un producto puede contener fácilmente 20 de ellos, seleccionados entre los 8.000-9.000 existentes. Pueden ser de origen vegetal, mineral, animal, o incluso de síntesis. El envase debe contener una lista completa de los ingredientes, pero normalmente se escribe en minúsculas y en las INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos), o en Inglés y en Latín para las plantas.

La preocupación por los conservantes

Una vez que el producto esta emulsionado, la principal dificultad es estabilizarlo y conservarlo de manera adecuada y segura. Esto significa evitar la multiplicación de toda una fauna que no espera otra cosa que proliferar en este entorno ideal: bacterias, gérmenes y otros hongos. Por eso el uso de conservantes, que son esenciales si el producto contiene agua, como sucede en todas las cremas. Los agentes conservantes se les someten a pruebas dermatológicas para reducir el riesgo, pero algunos aún así causan alergias.

Por otro lado, si individualmente cada producto químico utilizado en una cantidad equilibrada no supone ningún peligro, algunos científicos están preocupados por las interacciones entre diferentes sustancias, su acumulación en el cuerpo y sus efectos a largo plazo. Los cosméticos están sometidos a reglas mucho menos severas que las normativas que afectan a los medicamentos o los productos alimentarios, encontramos, entre los ingredientes, sustancias como el formaldehído, uno de los conservantes más conocidos. Legalmente permitido en cosméticos, no es inocuo, puesto que fue declarado cancerígeno para los seres humanos en junio de 2004 por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer y provoca alergias en algunas personas.

En casi todas las cremas hidratantes, también encontramos los parabenos, a menudo se utilizan en combinación, algunos de los cuales se sabe que causan las alergias de contacto cutáneas. Varios estudios también han demostrado los efectos de algunos de ellos en el sistema hormonal, a causa de su comportamiento similar a los estrógenos.

Bajo los términos de aroma se camuflan más de 200 ingredientes químicos diferentes que los fabricantes consideran innecesario detallar, mientras que una veintena de ellos han sido citados como el origen de alergias por el Comité Científico Europeo sobre cosméticos y productos no alimentarios. Algunos protectores solares contienen, por su parte, bromuro de metilo, cuando se sabe que causa enrojecimiento e irritación, pero también sustancias que se comportan como estrógenos. Pueden ser responsables de reacciones alérgicas y reacciones fotoalérgicas. Es por esto que los filtros químicos son fuertemente desaconsejados en los niños menores de 6 meses y que se recomiende el uso de filtros solares minerales para los niños y las personas propensas a las alergias en la piel.
Esta lista no es ni de lejos exhaustiva. La crema de afeitar, cera para el cabello, bálsamos labiales, productos de limpieza, pasta de dientes o desodorante, todos contienen sustancias conocidas por ser cancerígenas o susceptibles de provocar alergias. Desde marzo de 2005, una directiva europea exige el etiquetado de los 26 alérgenos que suelen contener habitualmente perfumes y cosméticos.

Volver a lo natural

Si en la alimentación los productos bio están creciendo con fuerza, en la cosmética están en sus inicios, con la excepción de Alemania, donde ya está consolidada. En Francia y en Suiza, algunas líneas menos cargadas de productos químicos empiezan a aparecer, así como algunas marcas totalmente libre de conservantes y colorantes. Son activos naturales los que garantizan la estabilidad del producto.
En los últimos años, los cosméticos bio o naturales tiene, como en la alimentación, su etiquetado : BDIH en Alemania y Ecocert en Francia. Productos etiquetados como » naturales y orgánicos » contienen al menos un 95 % de ingredientes de origen natural, por lo menos el 10% de los ingredientes son de cultivo ecológico y el 95 % de las plantas que se utilizaron para desarrollarlo provienen de la agricultura ecológica.
Para aquellos que tienen la etiqueta «Eco», los requisitos para los ingredientes naturales son lo mismo, pero al menos el 5 % de los ingredientes y el 50 % de ingredientes vegetales proceden de la agricultura ecológica. Desde 1997, estos productos están sujetos a estrictas normas europeas. Para merecer la etiqueta, deben cumplir con los siguientes criterios: Estar libres de perfumes, colorantes, conservantes artificiales, productos sintéticos, derivados del petróleo, glicerina, parafina, vaselina, alcohol; ser ecológicos y libres de tratamientos químico; no haber sido testados en animales y tener envases reciclables.

Pero, ya se sabe, natural no significa libre de riesgos. Algunos aceites esenciales como el tomillo, pueden ser irritantes y por lo tanto se deben usar con precaución. Las plantas, en las que su componente activo es muy fuerte, también pueden causar reacciones.

Las precauciones

Para no transformar los envases de crema en un oasis de microbios, es recomendable lavarse las manos antes de aplicar cualquier producto de belleza; utilizar una espátula y no usar los dedos para los cosméticos en tarro, optar por envases de tubo o aún mejor, por el formato botella con dosificador, mantener los productos en un lugar fresco y seco ; escribir en el envase la fecha de apertura. Una vez abiertos, tienen una vida útil limitada que figura en la normalmente en la base de envase de acuerdo de acuerdo con las normas europeas.

Haga la elección correcta

En OBBIO encontrará una selección de los mejores productos disponibles y al mejor precio. Solicite nuestra tarjeta de fidelidad y obtenga descuentos directos en todos nuestros productos.

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.