Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

PORQUE ES BUENO MOVERSE?

Moverse contribuye en gran medida a mantenerse sano, a estas alturas todos lo sabemos. Pero ¿cuál es el papel exacto y los beneficios de la actividad física en el corazón, los pulmones, los huesos, los músculos, las articulaciones e incluso en las neuronas?

En 2008, la OMS recordó que cada año en el mundo, al menos 1,9 millones de personas (entre ellos más de 600 mil en la Región Europea de la OMS) mueren a causa de las consecuencias de la falta de actividad física. De ahí la importancia que le da dicha organización a la concienciación pública de los beneficios de la actividad física para la prevención de las enfermedades no transmisibles más importantes. Los resultados de cientos de estudios sobre este tema no son concluyentes e incluso a veces sorprendentes: moverse y estimular regularmente nuestro cuerpo retrasa no sólo la aparición de muchas enfermedades, sino que también aumenta nuestra inmunidad, pospone los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, disminuye la incidencia de cáncer de mama, gestiona nuestro estrés… Pasados los 50 años, el ejercicio se vuelve la mejor arma contra el envejecimiento. El esfuerzo no es enorme y los beneficios si.
Se trata de hacer al menos treinta minutos de ejercicio acumulado durante el día, como caminar, caminar rápido, ejercicios específicos, sanos y agradables o cualquier tipo de deporte. Mediante la práctica de una actividad física diaria de intensidad moderada a fuerte durante más de treinta minutos, aporta beneficios adicionales a su salud. Los niños y jóvenes necesitan de un extra de ejercicio intenso de unos veinte minutos tres veces a la semana. La lucha contra la obesidad requiere por lo menos una hora de ejercicio físico moderado a intenso al día.

La principal fuente de actividad física para la salud incluye tales actividades banales y simples como caminar, un paseo digestivo, andar en bicicleta, la jardinería, la natación, la limpieza, utilizar las escaleras en vez del ascensor, hacer deporte recreativo o bailar.

Es bueno para la cabeza:

Cuando hablamos de actividad física, se suele pensar exclusivamente en el peso y la forma del cuerpo. Es un error. También se trata de mover el cuerpo para evitar un sobrecalentamiento… mental. Porque cuando los pensamientos nos desbordan, y el cuerpo está parado, no hay nada que funcione y no hay necesidad; Simplemente basta con moverse lo suficiente para liberar la tensión. Con el esfuerzo eliminamos toxinas a través del sudor, pero también las ideas parasitarias. Aunque la inactividad física no es la causa de la mala salud mental y psicológica, se sabe que la la actividad física puede reducir los niveles de estrés, ansiedad y síntomas depresivos en personas que sufren de este tipo de trastornos.

Una actividad física sostenida, como correr, tiene la ventaja de ejercer una acción muy eficaz en estados de ansiedad: produce endorfinas que desencadenan una sensación agradable que neutraliza la ansiedad.

Esto es bueno para el corazón:

Practicar una actividad física de forma regular reduce en un 50% el riesgo de enfermedad cardiovascular y la mortalidad en un 30%. Caminar, correr, la jardinería, la artesanía, la danza, ir al mercado… Lo que sea! A cualquier edad, lo importante es moverse 3-4 veces a la semana para proteger el corazón. A cada actividad muscular le corresponde una ajustada respuesta cardiorespiratoria.

Es bueno para la figura:

Hay una relación directa entre la actividad física y el peso. Los tejidos grasos de nuestro cuerpo son de hecho una especie de banco de reserva de energía. Cuando nos activamos, los músculos utilizan la energía de este banco y por lo tanto las reservas de grasa disminuyen. Si queremos evitar aumentar de peso, es esencial moverse diariamente para mantener este equilibrio entre la grasa corporal y la masa muscular. La actividad física tiene otra ventaja y es que nos aleja de pensar en comer o picar. Sin embargo, cabe resaltar que si el objetivo de la actividad física es luego pegarse un banquete no habremos conseguido nada. Por último, al luchar contra el aumento de peso, la actividad física también nos ayuda a combatir muchas enfermedades. El exceso de peso puede causar riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, ciertos tipos de cáncer, los trastornos metabólicos y la artrosis de rodilla.

También es bueno para los huesos, las articulaciones y los músculos:

La estimulación provocada por la actividad física tiene varias acciones beneficiosas en el músculo esquelético: promueven el recambio óseo, mantiene la flexibilidad y el buen funcionamiento de las articulaciones, aumentando y fortaleciendo la masa muscular, lo que ayuda a mantener una silueta equilibrada. Mover reduce el riesgo de osteoporosis, una enfermedad esquelética que causa el agotamiento de tejido óseo y gradualmente altera la estructura de los huesos que se vuelven más frágiles. Las fracturas ocurren más fácilmente, sobre todo después de una caída insignificante.

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.