Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

QUE LE DAMOS DE COMER A NUESTRAS NEURONAS

¡Tengo el cerebro frito! ¿Qué le damos de comer a nuestras neuronas?

Hay veces en el trabajo que no hay manera de concentrarse, de crear nada nuevo, ni sacar el trabajo que tenemos que hacer y que las cosas se acumulan y se acumulan, da la sensación de que tenemos el cerebro frito, casi casi chamuscado. Esta sensación tan poco agradable, puede estar causada por varios aspectos. Algunos de ellos son:

– Un nivel de vida muy ajetreado con estrés acumulado, sin el descanso necesario, puede que nos provoque esta sensación.

– Dietas incorrectas a base de alimentos de poca calidad nutricional, que no nos aportan los nutrientes necesarios para lograr salir de esta situación, más bien todo lo contrario: aún hacen que nuestras neuronas estén peor.

– Ingestas restrictivas, comer muy poca cantidad. Como han comentado los investigadores del Colegio de Medicina Albert Einstein de la Universidad de Yeshiva en Nueva York, dirigidos por el doctor Rajat Singh, las neuronas también llevan a cabo la autofagia, es decir, practican el “comerse a sí mismo”. Este proceso conlleva la eliminación de partes de la célula, y entre otras funciones, sirve como mecanismo de supervivencia proporcionando una fuente de energía alternativa durante períodos de estrés metabólico. Esto pasa cuando el organismo no cuenta con nutrición suficiente y recurre a su autoconsumo para contrarrestar esa pérdida. Cuando no comemos, las neuronas que dan la alerta de hambre (AgRP), como último recurso comienzan a ingerir partes de sí mismas, sus proteínas, a fin de obtener energía.

Para paliar estos síntomas muchas veces hacemos un consumo excesivo de excitantes como el café, el té, las bebidas energéticas, productos azucarados? todos estos productos lo que consiguen es ocultar la sensación de fatiga momentáneamente para poder soportar ese preciso instante, pero a la larga nos pueden pasar factura, ya que no estamos escuchando a nuestro cuerpo.

Hay varias cosas que podemos hacer para que esto no vaya a más, algunas de ellas son el descanso, la meditación y obviamente la alimentación.

Aunque de primeras parezca que no puede tener relación lo que comemos con el cómo está nuestro cerebro, no es así, más bien todo lo contrario. Depende de lo que comamos las funciones del cerebro se desarrollarán mejor o peor. Así que hay ciertos nutrientes que debemos contemplar.

Uno de ellos es el OMEGA 3 ya que el DHA (un tipo de omega 3) contribuye al mantenimiento de las funciones cerebrales. El DHA lo encontramos por ejemplo en las nueces y pescado azul. Por lo que es interesante tener un consumo de omega 3 correcto en nuestra dieta.

Otras muy importantes son las vitaminas del grupo B, pero en concreto la vitamina B12. Se ha visto que deficiencias en vitamina B12 puede perjudicar el rendimiento intelectual. Es importante asegurar su aporte, y dado que se encuentra mayoritariamente en productos de origen animal, las personas vegetarianas deben controlar sus niveles en sangre y suplementarse con vitamina B12 en caso necesario o tomar alimentos fortificados en esta vitamina.

El Yodo es vital para la función cognitiva del cerebro, por lo que hemos de asegurar su aporte y esto lo podemos hacer consumiendo sal yodada.

Las personas que sufran anemia ferropénica (deficiencia de hierro) pueden notar una falta de concentración y es por eso que es tan importante tener unos buenos niveles de hierro.

Está muy bien saber qué nutrientes necesito, pero para poder llevarlo a la práctica aquí os dejo un ejemplo de menú de un día para que tus neuronas y tu cerebro funcionen a la perfección:

Desayuno: Bocadillo de aguacate y rúcula con un té verde

Media mañana: manzana con un puñado de almendras

Comida: Ensalada de lentejas (lentejas, espinacas frescas, semillas de sésamo, tomate, zanahoria, rabanitos, naranja. Aliñado con aceite de oliva virgen y sal yodada)

Merienda: yogurt con arándanos/fresas

Cena: Brócoli al vapor con semillas de sésamo y sardinas al horno con ajo y perejil

La bebida principal del día ha de ser agua para que el cerebro esté bien hidratado.

Eso sí, si comemos de maravilla, pero no nos permitimos el placer de dormir, no nos sirve de nada, nuestro cerebro necesita un descanso, por eso es necesario dejar que descanse y se reponga, sí que es cierto que el cerebro es plástico y flexible, pero puede dejar de serlo si no le damos un poco de cariño. ¡Así que acuérdate de comer bien y de cerrar los ojos!

Lara Lombarte de Nutritional Coaching nº col CAT 502 para OBBIO

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.