Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

TODA LA VERDAD SOBRE LOS OMEGA3

Los ácidos grasos Omega-3 (ácido linoléico) unas moléculas fascinantes. Los estudios médicos más recientes muestran que nos protegen de las enfermedades cardiovasculares e incluso contra el cáncer.

La evidencia médica de la prevención cardiovascular de los ácidos grasos omega-3, son importantes y consistentes. Este importante descubrimiento médico, se lo debemos a dos investigadores daneses, Bang y Dyerberg que en los años 1970, estudiaron la dieta tradicional esquimal y observaron que consistía en pescados grasos y mamíferos. Al consultar los registros médicos de la última década del Hospital de Groenlandia, que contaba en aquel entonces con 2.000 pacientes, descubrieron para su gran sorpresa que no había ni una sola muerte registrada por accidente cardiaco. Bang y Dyerberg ponen en evidencia, una de las principales causas de la fuerza del corazón de los esquimales: la excepcional importancia de los ácidos grasos omega-3 en su dieta diaria. La fabulosa historia de ácidos grasos omega-3 había nacido.

En 1979, estos dos investigadores daneses publicaron un descubrimiento clave en la prestigiosa revista médica ?The Lancet?: la evidencia que el omega-3 reduce la agregación de las plaquetas de la sangre, lo que reduce el riesgo de coágulos sanguíneos que obstruyen las arterias. En 1983, cuando publican sus resultados finales, hacen la siguiente profecía: «Creemos que el consumo de ácidos grasos omega-3 a gran escala puede ser una medida tan eficaz para la prevención de las enfermedades cardiovasculares como el consumo de medicinas». Estas primeras observaciones realizadas con los esquimales se confirmaron luego en otras poblaciones, como los japoneses. Desde entonces, un número considerable de estudios han apoyado este gran descubrimiento.

En 2004, un meta-análisis publicado en ?Circulation?, la revista de la Asociación Americana del Corazón, evaluó el impacto de la frecuencia de consumo de pescado en la mortalidad por infarto de miocardio. Los resultados son contundentes. Las personas que consumen más de cinco peces por semana se benefician de una reducción de aproximadamente el 40% del riesgo de muerte por infarto de miocardio. Otro meta-análisis, publicado por la American Heart Association, encontró que el consumo de pescado también protege contra el accidente cerebrovascular. Comer más de cinco peces por semana se beneficia de una disminución de aproximadamente el 30% del riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Los investigadores también quisieron comprobar sus propiedades terapéuticas, lo que dio lugar a cientos de publicaciones. Entre ellos, en 1989, el estudio DART (Diet And Reinfarction Trial), que incluyó a más de 2.000 hombres que habían sobrevivido a un ataque al corazón, mostró que los que siguieron una dieta rica en omega-3 procedente de pescados se beneficiaron de una reducción de la mortalidad del 29%, lo que en ese momento represento la mayor reducción conseguida mediante una dieta.
Estos resultados fueron confirmados en 1999 por el estudio GISSI (Gruppo Italiano per lo Studio della Sopravvivenza nell?Infarcto miocardico), que estudió el valor terapéutico de la suplementación con ácidos grasos omega-3 en forma de cápsulas de aceite de pescado en una población de 11.324 pacientes que habían sufrido un ataque al corazón. Los resultados son espectaculares. Los investigadores italianos demostraron una reducción significativa de las complicaciones post-infarto de miocardio: una reducción del 20% en la mortalidad por cualquier causa durante tres años y medio, 30% de reducción en la mortalidad cardiovascular, y sobre todo la reducción del riesgo en un 45% de muerte súbita por ataque al corazón.
Estos resultados proporcionaron la evidencia del efecto de ácidos grasos omega-3, incluso en forma de cápsula, por lo tanto independientemente de cualquier otro factor nutricional.

Cerrar el acceso al cáncer

En los últimos veinte años, los investigadores han explorado la relación entre cada ácido graso y el cáncer. Dos de ellos encontraron, en ratones, que los tumores respondían de una manera muy diferente a los diversos ácidos grasos. La inyección omega-3 en los tumores está acompañada por una fuerte reducción de la tasa de crecimiento del tumor, mientras que la inyección de omega-6 al contrario provoca un fuerte aumento del mismo. Los omega-6 parecen ser el «alimento preferido de los tumores malignos.»

Los investigadores también quisieron saber si estos ácidos grasos tienen el mismo efecto en los cánceres en humanos. El especialista global en ácidos grasos omega-3, el doctor Artemis Simopoulos, ha demostrado en una población de 12.866 personas, que un alto nivel de ácidos grasos omega-3 asociado con bajos niveles de ácidos grasos omega-6 reduce el riesgo de morir un cáncer del 33%.
Varios equipos de investigación han demostrado que los suplementos de omega-3 podrían reducir el riesgo de cáncer de colon. Los resultados de un estudio italiano publicado en 1992 y realizado en pacientes con pólipos precancerosos en el colon que habían ingerido suplementos alimentarios de omega-3, son sorprendentes. En sólo dos semanas, la proliferación celular se redujo. Los médicos concluyeron que los aceites de pescado ricos en ácidos grasos omega-3 parecen ejercer un rápido efecto protector en las personas con alto riesgo de cáncer de colon.
El interés de los ácidos grasos omega-3 en la prevención de cáncer de colon se confirmó en 2007 en los Hospitales Universitarios de Ginebra (Suiza), por el trabajo de Catherine E. Roynette, Yves M. Dupertuis y Claude Pichard. Ellos demostraron que los omega-3 aumentan la muerte celular (apoptosis), reduciendo así el riesgo de la génesis del cáncer de colon.

Más y más evidencia refuerzan el interés de enriquecer la dieta con ácidos grasos omega-3 para protegerse contra el cáncer. Es por eso que los investigadores han tratado de usar omega-3, como complemento a las terapias tradicionales. Los estudios iniciales se realizaron en cultivos de células cancerosas. Los resultados fueron muy exitosos y demostraron un aumento significativo en la eficacia de la radioterapia y la quimioterapia.
el profesor Bougnoux del Laboratorio de Biología de Tumores del Hospital de Tours (Francia), confirmó estos hallazgos en ratones. También mostró que las mujeres con cáncer de mama que se presentaron con altos niveles de ácidos grasos omega-3 en el tejido mamario disfrutaron de un aumento significativo en la eficacia de la quimioterapia.

Los trabajos de investigación médica han podido explicar el mecanismo de acción de esta sinergía positiva entre los tratamientos de cáncer y los omega-3. La radiación y ciertos tipos de quimioterapia matan las células cancerígenas generando una gran cantidad de radicales libres (moléculas oxidantes altamente reactivas) que atacan las membranas de las células. Los omega-3 hacen que las membranas celulares sean más vulnerables a los ataques de los radicales libres, lo que aumenta los efectos de la quimioterapia y de la radiación.

Fuentes de omega-3 par vegetarianos y veganos

En el mundo vegetal también se puede encontrar fuentes de omega-3, aunque en menor proporción. Las principales son la semilla o el aceite de lino, las semilla de chía, de calabaza, la quinoa, las nueces, almendras, avellanas, la avena. También los encontraremos en la lechuga, las espinacas, el brócoli y las coles.

Recomendaciones

Para plantar cara a las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, es muy recomendable entre otras cosas aumentar la ingesta de ácidos grasos omega-3 consumiendo regularmente pescado, mejor cuanto más bajo sea su eslabón en la cadena alimentaria. Es decir mejor una sardina que un atún, pues la primera estará menos contaminada por metales pesados (mercurio, plomo, PCB, dioxinas,…). Las cápsulas de aceite de pescado son también una solución definitiva, siempre y cuando optemos por aceites de alta calidad, libre de metales pesados.
Algunos fabricantes han desarrollado técnicas patentadas de purificación del aceite, evitando así la contaminación de los metales pesados. En OBBIO disponemos de una seleccionada oferta de productos, aceites y suplementos ricos en omega-3.

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.