Muntaner, 177 08036, Barcelona  93 159 39 69        lunes - sábado 9:00 - 21:00 h.

LA INTOLERANCIA AL GLUTEN EN LOS NINOS

Jefe de Gastroenterología Pediátrica del Hospital Universitario de Ginebra, el profesor Dominique Belli es un gran especialista en la intolerancia al gluten en niños.

La primera observación que comenta el profesor Belli es que «la intolerancia al gluten es una enfermedad muy común?. Que puede presentarse de diversas formas, silenciosa y sin síntomas, o abierta, es decir, muy enfermo. En su forma más grave, afecta al nacer a un niño de cada 2.000, uno de cada 700 a 800 en la población general; 2 % tienen anticuerpos.

Los síntomas de la enfermedad aparecen a partir del momento que el niño entra en contacto con el gluten, que se encuentra en casi todas las harinas. Es muy poco frecuente en el primer año y experimenta un pico entre el segundo y tercer año de vida. Pero también puede manifestarse más tarde.

Los síntomas son los de una gastroenteritis, pero sin fiebre. El niño está anémico, tiene una gran barriga y sufre de diarreas. Puede estar irritable, pálido, o demacrado. A una edad un poco más avanzada, los dolores abdominal predominan, a veces con diarrea o signos de obstrucción intestinal. Sin embargo, pueden ser muy diferentes de una persona a otra y pueden variar según la edad y la intensidad de la afectación. Hay niños de 9 y 10 años que al parecer presentan una anemia, pero las pruebas de sangre indican que se trata de una intolerancia al gluten. En los casos más importantes, que observan hoy en día, el paciente tiene la imagen de un niño con desnutrición severa, debido a que su intestino no absorbe nada, ya sea nutrientes o vitaminas o minerales.

La intolerancia al gluten es una enfermedad reciente, reconocida en los años 60. Hoy en día, cuando un niño o un adulto tiene síntomas, los médicos la pueden identificar y realizar una prueba antes de que la enfermedad provoque daños. Se ha identificado una susceptibilidad genética, pero también puede declararse en niños sin antecedentes familiares.

Para hacer un buen diagnóstico, los especialistas tienen una prueba básica, que consiste en una biopsia intestinal por endoscopia bajo anestesia. A partir de ahí para realizar un seguimiento de la enfermedad, se llevan a cabo análisis de sangre que pueden indicar la presencia de anticuerpos, antitrans-glutaminasa. El expediente será remitido a un laboratorio especializado y la respuesta no es inmediata.

Actualmente hay otro tipo de pruebas en estudio, como el análisis en sangre y sin laboratorio, que si se demuestran fiables, se podrá usar en el diagnóstico y el seguimiento. También existen investigaciones sobre otras maneras de detectar la enfermedad, como por ejemplo, con la saliva.
No obstante en estos momentos no existe un tratamiento farmacológico, la única alternativa es seguir una dieta sin gluten, por eso en OBBIO nuestra tienda hemos apostado por ofrecer un amplio surtido de productos sin gluten y ecológicos, y así hacer la dietas más variada y llevadera.

Categorías: CONSEJOS OBBIO

Los comentarios están cerrados.